Librería Biogea ITINERARIOS GEOGRÁFICOS POR LA PROVINCIA DE MÁLAGA: HOMENAJE AL PROFESOR D. EMILIO FERRE BUENO

Librería especializada en
Ciencias y Naturaleza

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 Artículos

En total 0,00 €

ITINERARIOS GEOGRÁFICOS POR LA PROVINCIA DE MÁLAGA: HOMENAJE AL PROFESOR D. EMILIO FERRE BUENO
Título:
ITINERARIOS GEOGRÁFICOS POR LA PROVINCIA DE MÁLAGA: HOMENAJE AL PROFESOR D. EMILIO FERRE BUENO
Subtítulo:
Autor:
EDITORES: MARTÍNEZ MURILLO, JUAN FRANCISCO. RUIZ SINOGA, JOSÉ DAMIÁN. GALACHO JIMÉNEZ, FEDERICO BENJAMÍN
Editorial:
UNIVERSIDAD DE MÁLAGA
Año de edición:
2017
Materia
GEOGRAFÍA
ISBN:
978-84-9747-825-0
Páginas:
341
Tamaño:
170 x 240
Disponibilidad:
Disponible
25,00 € Comprar

Sinopsis

La provincia de Málaga se integra, dentro de Andalucía, en el espacio articulado por las Cordilleras Béticas. Es la Andalucía que queda fuera del ámbito de la Depresión del Guadalquivir y que ha sido llamada de diferentes maneras: unas veces oriental (aunque en este caso la provincia de Málaga queda al oeste de dicha Andalucía oriental); otras veces penibética, tomando la adjetivación de la Cordillera Penibética, denominación dada a lo que los geólogos llaman la Cordillera Bética en sentido estricto; algunas veces Andalucía montañosa, y con toda propiedad, porque este rasgo es el que la distingue de las llanuras de la Andalucía baja del Guadalquivir; pero sobre todo mediterránea. De esta Andalucía montañosa y mediterránea la provincia de Málaga ocupa 7.276 km2 que significan el 17,3% de Andalucía oriental y el 8,3% del total del territorio andaluz. De la estructuración del medio natural en grandes unidades diferenciadas por sus caracteres de relieve, fundamentalmente, de clima y de vegetación natural surgen los paisajes naturales malagueños sin mucha dificultad (mapa 2); ya que es fácil apreciar, con sólo la observación, la entidad de la Serranía de Ronda o la de la Axarquía, así como los contrastes existentes entre la altiplanicie de la llamada Depresión de Antequera y la Hoya de Málaga, sin olvidar el contrapunto que establecen los paisajes costeros con los del interior.